Hola a tod@s quiero primero disculparme por no contestar a vuestros emails, pero es que hace ya algún tiempo que estoy enferma y estoy esperando una intervención quirúrgica que se alarga. En cuanto esté recuperada volveré a dedicarme a vosotr@s como hasta ahora.

Marionetas con emociones

Marionetas con emociones
El Primer libro de la autora

Los dos mundos del psicópata: el real y el imaginario

El psicópata no funciona como persona realista o soñadora, porque no encaja en ninguno de los dos perfiles. Ni son soñadores ni son realistas sino que mezclan dos mundos. El primer mundo es el real donde parasitan, mienten y depredan a sus víctimas para vivir ellos lo mejor que puedan a costa del sufrimiento y esfuerzo de los demás. El otro es su mundo imaginario, cada cual tiene el suyo. El mío tenía el mundo donde era un escritor de prestigio apabullado por las masas y forrado de millones. Sus escritos eran excelentes, pero jamás se esforzó por sacar nada adelante, la pereza puede más que él.

Otros tienen otros mundos en la cabeza, pero siempre están relacionados con el poder y tener todo cuanto desean, por supuesto, es un mundo en el cual solamente caben ellos, nadie más importa. En el real tampoco les importa nadie, pero tienen que fingir una actuación, lo que no ocurre en su mundo imaginario. Estos seres absorbe-energía humana y chupasangres entremezclan los dos mundos en su cerebro, por eso nadie los entiende y se piensa que tienen algún trastorno por los actos ilógicos que realizan.

Estos personajes no son enfermos mentales, son diferentes, están cuerdos y por supuesto, son totalmente conscientes de sus actos por lo que no tiene tratamiento ni cura. Sus dos mundos se entremezclan en su cerebro no se conoce aún de qué forma porque faltan muchos estudios e investigaciones sobre el tema.


Basándome en mi experiencia personal, puedo decir que el psicópata no vive el mundo como el resto, si no que su mundo irreal e inalcanzable que forma parte de su cerebro gran parte de su tiempo y en el real, piensan cómo pasar el día a día ya que son incapaces de realizar proyectos realistas a largo plazo. En realidad, gastan sus energías en pensar y pensar fría y calculadamente cómo parasitar, cómo vivir bien, cómo irse de vacaciones propias y viciosas y cómo manipular a la gente a su antojo.

Como podéis comprobar lo único que aportan a este mundo es maldad y sufrimiento de sus millones de víctimas. Víctimas de desamor, víctimas de estafas, víctimas del sistema, en fin, solo generan eso: víctimas. Son inferiores a nosotros, no valen nada, no tienen nada que aportar al mundo, utilizan a las personas y siguen hasta que se mueren ¿Qué legado vamos a dejar a nuestros hijos con un mundo así? Yo intento abrir los ojos a todos cuantos me rodean y a todos mis lectores e impediré en el futuro que nadie de los que me importan se acerquen a ninguno de estos demonios parásitos.

Si ayudo a una sola persona, este blog habrá merecido la pena.


Maria Yolanda Terradillos

Comentarios

  1. A toro pasado, me he dado cuenta de lo desprotegidos que estamos todos frente a ellos, debido a la educación recibida y la que seguimos transmitiendo. Esa escala de valores imperante que está instaurada a fuego en la psique colectiva con frases que antes me parecían tan virtuosas como ahora peligrosas:
    Todos somos iguales; nadie es más que nadie.
    Todo el mundo tiene su parte mala y su parte buena; hay que saberla encontrar y valorar.
    Hay que saber perdonar.
    Y tantas otras...
    Son un sesgo de información alarmante. Así nos ha ido a muchos despúes. Hasta que la sociedad no tome conciencia y asimile que compartimos existencia con estos inhumanos, seguiremos vendidos y a su merced.

    ResponderEliminar
  2. Fui victima de una psicopta persona, en la relación de pareja, solo habiendo vivido lo que vivi puedo enteder este fenomeno, a veces escuche historias de gente que era perjudicada por esto seres de la oscuridad, y no podía creer como personas saludadbles eran vilmente manipuladas, si no lo hubiero vivido en carne propia no lo hubiese creido

    ResponderEliminar
  3. Es verdad lo de que el exceso de bondad mata. Nos enseñan a ofrecer la otra mejilla, a perdonar mil veces, etc. Todo eso es munición para el psicópata. Nos pone nuevamente en sus manos, en su tabla de carnicero para que nos haga picadillo. Piensas: si me porto bien y soy bueno con ella/él, me querrá, O al menos no me hará daño. Y no funciona así. Con los psicópatas la lógica no funciona porque son sádicos, narcisistas. A veces te tratan mal por pura diversión y ganas de hacer daño. Es así de terrible.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas Populares

Cómo vencer a un psicópata: el contacto cero

El test de Robert Hare: ¿Estoy con un psicópata?

El dolor desgarrador de la víctima del psicópata: soledad e incomprensión

El lenguaje corporal del psicópata y su rostro

Las ideas de venganza del psicópata mueren con él, jamás perdona

La indefensión aprendida tras la tortura del psicópata o narcisista

¿El psicópata nace o se hace?

La mujer psicópata y sus armas más poderosas

La campaña de desprestigio: la venganza inmunda y cruel del psicópata

Características de un psicópata: ¿Qué es un psicópata?